La Cereda, un pueblo abandonado en la Comunidad de Madrid

La Cereda pertenece actualmente al municipio de Santa María de la Alameda, que se encuentra en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid.

El acceso natural a La Cereda se realiza desde San Lorenzo del Escorial al Puerto de la Cruz Verde dirección a Ávila por la M-505. Pasado el puerto y a escasos 1000 metros se toma el primer desvío a la derecha dirección a Robledondo por la M-535. Una vez en esa carretera y a unos 600 metros hay un desvío a la izquierda para coger la M-954, que marca «La Hoya». Tomando éste último desvío llegaremos directamente a La Cereda.

El paisaje desde la Cereda es absolutamente indescriptible, con unas panorámicas magníficas en cualquier dirección.

Junto al cartel que anuncia la llegada a La Cereda, existen unas preciosas escaleras realizadas en traviesas de madera que suben hacia la fuente con el mejor agua de la zona. Mucha gente de los entornos limítrofes, conocedora de éste saber, va con grandes garrafas a por agua. Parece que dispone de gran cantidad de agua subterránea.

Hay muy poca, casi nula, información de La Cereda. Expongo una breve recopilación de lo que he encontrado.

Se ignoran los datos de la fundación de La Cereda y de Santa María de La Alameda (municipio al que se encuentra incorporado). Es una zona afectada por la expansión segoviana en la vertiente sur de la Sierra, con intereses ganaderos y búsqueda de prados. La zona pertenecía a Segovia en los documentos de división entre esta ciudad y Ávila de 1172, 1181 y 1208. En 1208 La Cereda aparece citada como perteneciente al Sexmo de Casarrubios.

El valle del río Cofio supuso un medio de avance de la repoblación hacia el sur, como vía de comunicación de la meseta norte con la transierra. El trazado de las cañadas constituye otro paso de la expansión económica ganadera, discurriendo un pequeño tramo de la Cañada Real Leonesa por sus cercanías. No existía ningún paso histórico de la Sierra de Guadarrama entre San Martín de Valdelglesias y Guadarrama en la época de dominación musulmana, y por lo tanto, no había camino que atravesara el término de Santa María, aunque, posteriormente, se estableció un paso hacia Ávila desde El Escorial pasando por La Cereda y Navas del Marqués.

El imposible desarrollo agrícola (exceptuando el aprovechamiento forestal) en terrenos tan impropios y con una climatología adversa, y la necesidad de una economía ganadera (uno de los pilares económicos de la tierra segoviana), que además exige una distribución más amplia del hábitat, parecen haber sido las causas de esta radical diseminación como son los conjuntos de Navalespino, Robledondo, La Hoya, La Paradilla, Las Herreras, La Cereda, el Alaminejo y la propia Santa María de la Alameda.

Este tipo de minúsculas agrupaciones de base familiar o plurifamiliar se componían de tinados, chozas y cabanillas de los ganados trashumantes.

La Cereda debió conocer una cierta prosperidad con la construcción, en las últimas décadas del siglo XVI, del cercano Monasterio de El Escorial (1563-1584), pues en su término se explotaron canteras de mármol (cercanas al puente de La Aceña) para la fábrica y se utilizó madera de la Cepeda.

La Venta de La Cereda, según Cayetano Enriquez de Salamanca, fue muy transitada durante la construcción escurialense y posteriormente, pues formaba parte de uno de los pasos de la sierra de Guadarrama (en el Itinerario entre Madrid y Ávila), que discurría por El Escorial, La Cereda y de ésta a Navas del Marqués. Este camino de herradura era intransitable entre noviembre y abril, y se sustituía por el Puerto de Guadarrama, hoy de Los Leones, que obligaba a realizar un mayor recorrido.

La Venta de La Cereda se cita en varios itinerarios de caminos del siglo XVIII y ha estado en uso hasta bien entrado el siglo XX.

En el catastro de Marqués de la Ensenada de 1752, La Cereda junto con Navalespino, La Paradilla, Las Herreras, Robledondo y la Hoya estaban incluidas en la villa de Robledo de Chavela, que era señorío de la Duquesa de Canzano.

Perteneció a Segovia hasta 1833, fecha en que pasa a formar parte de la provincia de Madrid, al partido de San Martín de Valdelglesias.

En 1889 según Martín Pérez existía una escuela incompleta en La Cereda, que daba servicio a dicha aldea, La Hoya, Robledondo y La Paradilla.

A finales del siglo XIX se levantan por el Instituto Geográfico y Estadístico los planos de La Cereda, Las Herreras y La Paradilla en 1891, y los de La Hoya en 1892.

Pocos cambios podemos encontrar en ellos respecto al trazado actual, debido al nulo desarrollo que han tenido dichos núcleos, pues incluso algunos se han despoblado como es el caso de La Cereda.

En 1910 se contabilizan 49 habitantes y 30 edificaciones en La Cereda.

En 1925 existían unos caminos vecinales que conservaba la Diputación Provincial y que llevaban desde la Cruz Verde hasta Robledondo y es de suponer que también hasta La Cereda.

La zona padeció mucho en la Guerra Civil, quedando prácticamente destruida, hecho que le hace formar parte del plan de Regiones Devastadas a Santa María de la Alameda.

Ha sido endémica la falta de buenas comunicaciones por carretera en la zona.

En el Diccionario Geográfico de España de 1950 ya no figura ningún habitante en La Cereda.

No podemos hablar de espacios urbanos en La Cereda, su morfología solo tiene vocación de ser una mera y circunstancial agrupación de edificaciones mas o menos compactas, si bien estas edificaciones agropecuarias parecen tener unas mínimas características semejantes, como el ser autoconstruida (generalmente de una planta) pegada y adaptada al terreno, orientada al mediodía, en la cual se utilizaban los materiales de la tierra (muros de carga de mampostería con esquinas reforzadas, dinteles de granito o madera en los mínimos huecos) y es de suponer que forjados también de madera, y grandes cubiertas de teja curva a una o dos aguas con estructura muy sencilla de madera, ya que actualmente solo existen algunas paredes levantadas.

Esperamos te haya gustado y te suscribas a la nueva publicación de Pasaíso Cercano. Puedes hacerlo en la barra lateral.

El equipo Paraíso Cercano

.

.

Sistema prefabricado de climatización de espacios exteriores como terrazas, porches o carpas, eficiente energéticamente, polivalente y reutilizable.