Cerro de San Esteban, un atractivo paseo

El Cerro de San Esteban como su propio nombre indica, es un cerro situado en uno de los linderos del Río Alberche, en el municipio de Pelayos de la Presa, y que es uno de los bordes naturales del embalse de San Juan, muy cercano a la propia presa. Desde él se domina gran parte del pantano.

El embalse se construyó en 1955 y tiene una superficie de 650 hectáreas, que se distribuyen a lo largo de un valle, en las cercanías al Puerto de San Juan de donde obtiene su nombre. El embalse ocupa terrenos de los términos municipales de Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias (ambos de la Comunidad de Madrid), y El Tiemblo y Cebreros (de la Comunidad de Castilla y León).

Bajo las aguas hay sumergidos un puente de ocho ojos con una longitud de 126 metros, una ermita y varios molinos.

Es el único embalse de la Comunidad de Madrid en el que está permitido el baño y las actividades acuáticas a motor.

El río Alberche, es el encargado de separar las dos zonas claramente diferenciadas por su configuración orográfica.

La zona norte, de constitución básicamente granítica, se encuentra recorrida por el ramal suroeste de la sierra de Guadarrama, que desde los límites de las provincias de Madrid, Segovia y Ávila se extiende y va disminuyendo progresivamente en altitud, hasta alcanzar la depresión del Río Alberche, encontrándose entre sus formaciones más elevadas: La Cabrera Baja, Cabreruela, Las Cabreras y Cabrera Alta, que rondan los 1000 m sobre el nivel del mar. Nota característica son los macizos graníticos que rematan en las aguas del embalse de San Juan, destacando El Yelmo, en la orilla izquierda de la desembocadura del Cofio, inmensa mole de 80 m. de la altura.

La zona sur y suroeste del Alberche se suceden en dirección O.E. una serie de cerros isla con predominio de rocas más diversas, granitos alcalinos, cuarcitas y neises, que aparecen de forma aislada, en ningún caso superiores a los 900 m. de altitud, entre las que se encuentran: Canto Redondo, Cerro Cabrillas, Cerro de San Milán, Cerro de San Esteban, el histórico Cerro Amoclón o Almodón como pone en los mapas, donde se haya la zona Ermita Virgen de la Nueva, etc.

Una vez hecha la presentación la subida al Cerro de San Esteban se presenta muy atractiva. Comenzando desde la propia presa existe un camino que va bordeando la misma por el lado suroeste, junto a los club de navegación y el embarcadero. Caminamos en medio de pinares y con unas inmejorables vistas del entorno. El cerro se nos presenta a nuestra izquierda, solo hay que tomar una vereda que veremos claramente y que no tiene pérdida.

La subida es empinada pero no es larga, por lo que es recomendable para cualquier persona, es cuestión de mantener la marcha, un poco tiempo y algo de paciencia.

Una vez arriba, el paisaje cumple sobradamente con nuestras expectativas.

Sabemos de la existencia de pinturas rupestres en el Paraje de La Enfermería, junto al cerro de San Esteban, pero nos ha sido imposible localizarlas. Nos queda pendiente.

Esperamos te haya gustado y te suscribas a la nueva publicación de Pasaíso Cercano. Puedes hacerlo en la barra lateral.

El equipo Paraíso Cercano

.

.

Sistema prefabricado de climatización de espacios exteriores como terrazas, porches o carpas, eficiente energéticamente, polivalente y reutilizable.